CONSULTORÍA

Gestión de la innovación para facilitar la transición tecnológica

El cambio tecnológico es mucho más que desarrollo. Desde el diseño de solución hasta su implementación final, implica asegurar la mejor solución orientada al mercado entre todas las posibilidades.

SERVICIOS

Descubrimiento de oportunidades de innovación

A partir de dinámicas de trabajo guiadas por profesionales de la innovación, se busca comprender el potenical de cambio de la organización y revisar los distintos procesos. El resultado, enriquecido por una investigación minuciosa de mejores prácticas y experiencias en organizaciones similares, son proyectos concretos de desarrollo tecnológico listos para validar y ejecutar.

Validación tecnológica y comercial de ideas de proyecto

Partimos de una idea o de una posible solución a un problema. Para extraer todo el potencial de la innovación tecnológica es necesario, antes de diseñar el proyecto, validar las ideas en dos planos: técnico y comercial. ¿Es el proyecto adecuado para solucionar el problema? ¿Es la mejor solución disponible? ¿Cuál es el resultado esperado? ¿Ese resultado compensa razonablemente los costos?

Prueba de concepto y mínimo producto viable

El riesgo tecnológico y comercial forman parte de todo proceso de innovación asociado a los negocios. La prueba de concepto permite acotar el riesgo técnico, cocentrando los primeros esfuerzos en el desarrollo de aquellos componentes que generan mayor incertidumbre téncnica. El mínimo producto viable reduce los riesgos asociados a la comercialización de un nuevo producto.

Implementación del cambio y capacitación a medida

Luego del desarrollo, la etapa de implementación es fundamental para que una organización pueda aprovechar por completo el potencial del cambio tecnológico. Comprender las limitaciones organizacionales y la flexibilidad para adaptarse a las nuevas tecnologías es parte del diseño de solución. La capacitación y el acompañamiento en el cambio aseguran una sana transición tecnológica.

Incubación de la innovación

Algunos proyectos de innovación tecnológica, en particular aquellos que tienen un componente disruptivo respecto al modelo de negocios de la organización, requieren un esfuerzo adicional. El modelo de incubación permite desarrollar, validar y llevar al mercado nuevos productos y servicios con una lógica de startup independiente, para luego integrarlos en la organización.

METODOLOGÍA

La implementación de metodologías ágiles en procesos de innovación aumenta la probabilidad de retornos positivos de la inversión, agiliza y facilita su adopción final, y sobre todo, posibilita una adecuada gestión de riesgos.

Las metodologías ágiles diferencian los conceptos de fallo y fracaso, frecuentemente asimilados en el contexto corporativo. Un proyecto fracasa cuando no logra dar solución a un problema, mientras que el fallo es parte indispensable de la naturaleza experimental del proceso de innovación: toda adopción tecnológica debe dar lugar al ensayo y error. El objetivo de enia no es diseñar un proyecto a prueba de fallos, es incorporar mecanismos de detección temprana y abordaje iterativo que permitan fallar rápido y al menor costo posible.

Un proyecto tradicional se presupuesta, se desarrolla, se implementa, luego se evalúa y en ocasiones, al final se lamenta. Un proyecto ágil, en cambio, posee un abordaje basado en hitos flexibles definidos durante la etapa de diseño para la validación temprana de los componentes que le imprimen mayor riesgo técnico, de implementación o de negocio.

El diseño, desarrollo y evaluación se suceden en un proceso que busca ir de lo más complejo a lo más sencillo, de lo más riesgoso a lo más seguro, teniendo siempre como norte la validación paso a paso de la solución elegida para un rediseño sistemático y oportuno. Esto permite brindar a los tomadores de decisión la posibilidad indispensable de abortar el proyecto en cualquier etapa si las perspectivas revisadas no se ajustan a las expectativas.

Otro elemento distintivo en la metodología de enia –que está presente desde las etapas más tempranas del proyecto– es atender la manera en la cual la organización implementará la nueva tecnología en sus flujos de actividad. Subestimar la importancia de este desafío suele ser uno de los motivos más frecuentes de fracaso en la adopción de innovación.

La incorporación efectiva de nuevas tecnologías y el aprovechamiento de todo su potencial por parte de la organización requiere una planificación consciente durante las etapas de diseño y desarrollo, como también un trabajo específico de acompañamiento y capacitación una vez que la tecnología está disponible, mediante un abordaje comunicacional del problema.

ETAPAS PARA ABORDAR EL CAMBIO

El cambio tecnológico es un proceso, no un evento puntual. Es una decisión que se toma evaluando alternativas y considerando las características específicas de la organización, para encontrar la mejor solución a los problemas que se busca resolver.

Se puede esquematizar las etapas para el abordaje de un proyecto que involucra el cambio tecnológico de la siguiente manera:

Ideación

La organización conoce mejor que nadie el problema a atacar o las oportunidades a explorar. enia aporta el conocimiento y la capacidad de navegar en el universo de soluciones disponibles en el estado del arte de la tecnología, para elegir en conjunto con el cliente la solución más adecuada a las circunstancias organizacionales y al contexto en el cual el proyecto se inserta.

Prototipado

El prototipo de solución consiste en un desarrollo básico y de carácter experimental, que prioriza abordar los componentes de riesgo dentro del proyecto a fin de probar la viabilidad y oportunidad de la solución elegida. Este desarrollo contará con los elementos indispensables que permitan detectar y abordar puntos críticos del proyecto.

Validación

Cada prototipo es puesto a prueba y evaluado con instancias que pueden o no involucrar directamente a los usuarios finales de la tecnología. Mediante una serie de entrevistas, análisis funcional y pruebas de uso, se genera un ciclo continuo de desarrollo, evaluación y rediseño, que modifica la idea original con mejoras en el margen y permite afinar la solución para reducir el riesgo en etapas de implementación, hasta llegar a un mínimo producto viable que justifique su desarrollo final.

Desarrollo

Una vez que se cuenta con las especificaciones finales del producto, se vuelca a producción. Es allí donde el mínimo producto viable se convierte en solución definitiva, modular, escalable, óptima en materia de diseño, usabilidad y seguridad. Al núcleo de funcionalidades testeadas se lo viste con capas de desarrollo que lo hacen apto para enfrentar los distintos escenarios de uso y casos borde, convirtiéndose en solución al problema final.

Implementación

Implementación. En paralelo y aportando elementos para las etapas de ideación, prototipado y validación, se busca identificar los procesos y actores involucrados o afectados por la nueva tecnología a implementarse, para luego de desarrollada la solución, trabajar con ellos en la definición de nuevos procesos que logren aprovechar de la manera más eficiente las ventajas de la innovación generada, respetando siempre aspectos vinculados a la cultura organizacional.